viernes, 16 de diciembre de 2016

Análisis crítico peliculero: Batman: El regreso del enmascarado (Batman: Return of the caped crusaders, 2016)


Cuando en 2013 se lanzó la colección Batman ’66, con guiones de Jeff Parker y tapas de Mike Allred, creo que pocos pensaron que sería un éxito tal, que generaría un revival y una nueva pasión por la serie de Adam West y Burt Ward. La cuestión era un comic que continuaba las aventuras de la serie de los ’60 dedicada a Batman, con el estilo colorinche de esos días, con música surf y muchas minifaldas. Menos se pensaba que tal comic podría generar su propia película animada. Porque eso es Batman: El regreso del enmascarado: La película basada en el comic Batman ’66, y no un capitulo “perdido” de la serie original.
Si bien toma como base la serie, la película explota mucho el tono paródico y jocoso que se le atribuyo a la serie a posteriori, lo que deja en la película animada dirigida por Rick Morales, un sabor en boca de solo estar viendo una mala copia de la serie original.
La premisa es interesante, eso sí, y toma (a mi parecer) el único tópico no tocado en la serie original: El viaje espacial, tan en boga en los tiempos de la serie, tanto en series como en películas, a causa de la carrera espacial que por esos días corrían EE.UU. y la Unión Soviética. Un grupo de los mas terribles villanos de Ciudad Gótica (Los mismos que hicieron frente a Batman y Robin en la película del 1966 (Batman: The Movie, 1966): El Guasón, Gatúbela, El Acertijo y el Pingüino.
Los villanos están tramando algo...

Los villanos roban un arma replicadora de personas, el comisionado Gordon (con una estética mas cercana al cómic mas clásico que a Neil Hamilton (El actor que lo interpretó en la serie original) llama a los encapotados, quienes se dirigen a una fabrica para el enfrentamiento con los malvados. Gatúbela (Con la voz de la encantadora Julie Newmar, quien fue una de las Gatúbelas – si hubo mas de una – en la serie original) rasguña a Batman con una sustancia que se supone lo convertirá al lado de los malos, pero aparentemente no tiene resultado. Mas tarde al llegar a casa, Bruno Díaz (Con una no muy convincente voz de Adam West, ya diremos porque) comienza a comportarse de forma errática, despidiendo al fiel Alfred. 
Nuestros héroes se suben al BatiCohete y parten a una estación espacial para atrapar a la juntada de villanos. Luego de una pelea, donde Gatúbela vuelve a escapar tras ser traicionada por el resto de sus compañeros, a la vuelta Batman comienza a volverse cada vez mas malvado, Robin advierte que la sustancia de la villana tuvo un efecto retardado en Batman y une fuezas con la villana para frenarlo.
Batman se enfrenta al Guasón... En el espacio!

Batman tratará de convertir Ciudad Gótica en una especie de Bati-Ciudad, reemplazando a todos con clones de él mismo, utilizando el arma replicadora antes robada por los villanos.
Robin y Gatúbela se enfrentan a Batman, antes de que este los destruya, un Alfred disfrazado logra colocar un antídoto a Batman, con el que recupera la conciencia y se da cuenta que su estado fue utilizado por el Guasón, Acertijo y Pingüino, y que a quienes arrestaron eran solo replicas, y piensan robar el museo de Ciudad Gótica. El ahora “Trío” dinámico se enfrentará por ultima vez con los malvivientes y, aunque intentará escapar, Gatúbela también quedará tras las rejas.
Parece un capitulo doble de la serie original si lo contamos de esa manera. Pero no. La película animada cae en la burda parodia, chistes gay y hasta la elección (obvia) de voces no queda muy bien en la película: Donde Burt Ward y Julie Newmar realmente hacen un buen revival de sus personajes, la voz añejada de Adam West le quita mucha fuerza a Batman, haciéndolo quedar como un anciano con voz aguardentosa, que nos saca totalmente del relato (Lo mismo pasó años atrás cuando en el juego De Rusia Con Amor para PlayStation 2, llamaron al mismísimo Sean Connery para reinterpretar a James Bond).
Aunque la película fue claramente pensada para el mercado del DVD y OnDemand, la popularidad (Y éxito meses antes de la versión animada de La Broma Asesina) del personaje hizo que Batman: El regreso del enmascarado, se viera en algunos cines de todo el mundo (Incluído nuestro país).
No es una película de visión obligada, quizá solo para nostálgicos de la serie original (Que pueden resultar decepcionados) o completistas de las películas animadas, o si solo querés ver una película nueva de Batman. Pero no es para nada imprescindible ni merecerá mucha revisión como otras obras animadas del personaje. Como películas animadas de Batman sigo diciendo que Batman: La Mascara del Fantasma (Batman: Mask of the Phantasm, 1993) de Bruce Timm, o Batman: Asalto a Arkham (Batman: Assault on Arkham, 2014) dirigida por el genial Jay Oliva, son mejores opciones para ver a un Hombre Murciélago en toda su plenitud, solo por dar un par de ejemplos.
La música esta muy bien, la presentación es un remix del tema original sin voces.
Otro detalle: Cuando Batman drogado ve múltiples Gatúbelas se ven las versiones de Eartha Kitt y Lee Meriwether (Quien la intepretó en la película).
Como punto final les comento que se está preparando la secuela de esta película con Dos Caras como villano, con la voz de William Shatner (personaje que nunca apareció en la serie original, pero si en el cómic Batman ’66. Cuando estuvo a punto de aparecer en la serie iba a ser interpretado por el gran Clint Eastwood).

Batman y Robin vuelven sin mucha onda

Gracias por leer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada